viernes, 21 de marzo de 2014

Tres cosas que me repatean del Rock

Creo que va siendo hora de desempolvar artículos (de los de verdad, como los de mis primeros años de blogger), que hace muchos meses que están guardados. Primero, porque ahora mi vida es muy tranquilica y feliz, y eso es horrible para la inspiración, sobre todo para mí, que no escribo, sino que vomito en el mejor sentido de la palabra... Y segundo, porque los estaba releyendo, y está feo que lo diga pero me parecen buenos, o por lo menos muy "míos". Pido disculpas de antemano por si hiero sensibilidades, pero no dejan de ser meras opiniones hiper-subjetivas. De todas formas, si no gusta, pierdo lectores y gano mala fama, acarrearé con las consecuencias (pero cuando dentro de otros nosecuántos meses, relea estos textos, me seguiré reconociendo en ellos y riéndome mucho, esto es así). Vamos a ello:

Hace ya demasiado tiempo que me metí de lleno en el mundo de la música Rock. Que, al margen de haberla integrado en mi vida desde muy temprano, gracias a escucharla en casa desde muy pequeña, comenzó a interesarme como sonido, como filosofía e incluso como subcultura urbana. Tanto fue así, que con los años me he topado con cosas que me han encantado y con muchas otras cosas que me han asqueado.
He descubierto, he experimentado –y lo sigo haciendo-, ese fuego interno, los latidos acelerados, el absentismo de la realidad y la liberación de un buen grito, entre otras cosas de las que no voy a escribir.

Sin embargo, también me he encontrado con tópicos demasiado desfasados en gente demasiado joven, con actitudes si no machistas, digamos “machotistas”, bastante cutres; con postureos: con personas que una vez traspasada la línea del "petit comité", se convierten en otras, en Stars, dejándonos a los simples mortales absolutamente desubicados y sin saber exactamente cómo tratarles… Y suelen ser esas personas que después de un tiempo terminan por “perder la vocación”, y pasan de estrellas a estrelladas.

¿A qué me estoy refiriendo? Para explicarlo mejor, voy a hacer una lista de esas pequeñas cosas del R&R contemporáneo –Indie y no Indie- que me repatean:

1. Me revienta mucho, cuando estando dentro del mismo círculo de personas, llega el típico rockero, que desde su pedestal, te ve, ve a todo el mundo, pero está demasiado ocupado alimentando su ego, como para decir “Hola”, por mucho que tú le busques la mirada para saludar, como persona educada que eres… Un consejo a estos tipos: Eres rockero tío, no eres Jesucristo. Tú música no va a salvar el mundo, seguramente no te salve ni a ti, de la ruina económica a largo plazo. Baja los humos.

2. Otra es el Gañanismo. Cuando delante de ti, mujer, empiezan a hablar de las tías que se han tirado, de las que se quieren tirar y de las que les gustaría tirarse. Con este tipo de comportamiento, por muy Rocker, muy machote y muy guay que te creas, a nuestros ojos te convierte en un Amador Rivas de melena, en un gañán. Tanto que es imposible no acordarse de Charly Glamour, cantante de Gigatron y sátira con patas de este tipo de hombres. En serio, muchos rockeros tienen rollo, no seré yo quien diga lo contrario, pero muchas veces calladitos, con el halo de misterio, ganáis mucho más. Reforzad ese campo y dejad de mojar los gallumbos como quinceañeros. El “hey nenita”, el “¿qué hace una chica como tú, en un sitio como este?” y el “me como una y me cuento veinte”, están muy desfasados, evoluciona, hombre-mono.

3. Y por último: Gañanismo VS. Grupismo: Esto va para ellas. Si eres fan y vas a más de dos conciertos, eres una grupi. Si le conoces en un bar una noche de sábado cualquiera y surge tema, eres una grupi. Si te lo ligas aunque no hayas oído hablar de su banda en la vida, eres una grupi. Si eres su amiga, eres una grupi. Si eres su prima la de Murcia, eres una grupi. Si le odias, quieres ser una grupi, pero él no se deja. Siempre vas a ser una grupi, aunque sepan que sólo lo eres en sus fantasías, para explayar sus delirios de grandeza como gran figura del Rock and Roll que él y su madre creen que es, aunque sólo sea con sus compañeros de grupo o con sus colegas del barrio de toda la vida. Veamos... hay mujeres a las que les mola el deporte, el deporte es su gran pasión, ¿no crees que lo más lógico es que comparta afición con un deportista? ¿No es lo lógico terminar relacionándote, de la manera que sea,  con aquellos con quien compartes aquello que más te interesa en la vida o aquello que más feliz te hace a nivel personal? Desde luego si el gran amor de tu vida es la música, lo más normal es que encuentres la horma de tu zapato en un músico o en un gran aficionado a la música, o en varios… Que, quién sabe, quizás acabes casada con un antidisturbios, pero eso igual no sería lo normal. Bueno, pues esto que para mí es lógica aplastante, para muchos – sobre todo una vez alcanzado un mínimo nivel de fama- es “grupismo”. Sólo tienes oportunidad de enamorarte de un músico, ¡DE UNO!, si lo haces con más de uno, eres una grupi. Pues chica, si te gustan los deportistas intenta ligarte a deportistas, si te gustan los intelectuales, lee mucho… e intenta ligarte a intelectuales, y si te gustan los músicos pues lo mismo, y cuando te llamen grupi, piensa que el Rock hoy en día, no es ni la sombra de lo que fue, y que “Estrellas del Rock” ya no quedan. Ningún rockerillo del palo tiene nivel como para tener grupis, lo saben, y por eso te llaman así. No pasa nada, soñar es gratis.


Mi conclusión: Lo que he aprendido es, que la música, el Rock, hay que amarlo, disfrutarlo y experimentarlo, pero siempre desde una mentalidad totalmente abierta. Los que viven o venden el Rock como algo cerrado e inaccesible, “sólo para los mejores de los mejores” o "sólo para los mas cracks y los más listos", mienten. MIEN-TEN. Y no es bueno atender a falsos profetas, así que cuando reconozcas a alguno, corre y no mires hacia atrás.
El Rock, como el arte en general, como la creatividad en si, es LIBRE.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Existe el gañanismo como postureo? ¿Es el machismo, en el rock y fuera de él, la capa de barniz protector de una personalidad acomplaja y débil hasta la medula?
¿Existen hombres groupis?
Si es así, ¿Quien paga las copas?
Reflexionemos sobre todo ello...

Me encanta leer tus explosiones de sinceridad.

Mariajo

I.G.M. dijo...

Pero es que encima yo no me refiero a groupies, cuidao, sino a grupis, es decir, el concepto a la española... que todavía suena más carca y cutre si cabe! Ya, puestas a ser sinceras, hago el apunte... Y gracias, Mariajo de mi corasón.
PD En el fondo, a tod@s l@s coleg@s os mola más la Ire tocapelotas... xD

Antonio Cortés dijo...

Este articulo me recuerda a algunos que iban a cierto pub de Alicante, al que muchos amiguetes iban...XDD, o no es así??? XDDD

I.G.M. dijo...

Jajaja muy buen apunte, Tonin. Pero la verdad es no que iba por ellos, eh? Iba más bien por músicos mucho más "pro". De esos que si supieses sus nombres, te sorprenderías muchísimo, pero no más de lo que me sorprendí yo en varios momentos... Pero como soy una tía profesional y una mujer de bien, me llevaré sus nombres a la tumba xD