lunes, 25 de abril de 2011

Bell, Book and Candle: "Rescue Me", un éxito y una cruz

Esta tarde me ha dado por escuchar a The Cranberries. Bueno, no sé por qué -supongo que por la similitud de las voces-, me ha venido a la mente una canción que me obsesionó durante un tiempo, durante el año 1997. "Rescue Me" , de la banda alemana: Bell, Book & Candle -nombre de comedia romántica-.

Agridulce la experiencia de este grupo. En 1997, sacaron su primer disco "Read My Sign",y el single de esta canción (Rescue Me), que fue un bombazo casi mundial. Y de golpe y porrazo, vinieron los fans, los premios, buen sello, buenas giras... Hasta que, con la ilusión y la fuerza que el éxito repentino les había producido, estrenaron segundo disco, sin haber finalizado la gira del primero todavía, cosa que mosqueó bastante a los de arriba.

En ese punto todo empezó a girar peligrosamente, lo que se tradujo en problemas con la discográfica, con lo que ello conlleva, ya que por supuesto, esperaban más singles del nivel de aquel tema, además que su cantante enfermó y hubo que postergar una gira. A partir de ese momento, todo fue en declive. Les ascendieron fugazmente, y tan fugazmente fueron desechados.

Con ninguno de sus trabajos posteriores lograron acercarse, ni un poquito, al éxito de aquella canción (no hablo de calidad, sino de éxito). Y en 2003 fueron despedidos del sello discográfico, por ese motivo, cancelando el inminente lanzamiento de un nuevo disco. Impactante, ¿no?. Cómo algo tan súmamente tuyo, como puede ser una canción, te lo puede dar todo y ser tu cruz, al mismo tiempo. Sin embargo a día de hoy, son respetados y admirados en Alemania, y siguen creando canciones, que es lo realmente importante.

Seguro que, en caso de que alguien se acuerde de este grupo, lo hace por esta canción, yo la primera... Pero me parece injusto, triste y curioso, al leer sobre algunos grupos, como este, observar a qué vertiginosa y peligrosa velocidad, y con qué radicalidad cambian, en según qué casos - no es mi intención generalizar-, las cosas, dentro de la industria musical. Un día puedes ser grandioso e imprescindible, y al poco tiempo sólo representar un estorbo, un problema que hay que quitarse de encima lo antes posible. Quizás, tan sólo por salirte un poco del camino que ELLOS tienen meticulosamente planeado para TU carrera. En fin, de "carreras" se trata, de correr, de forzar, y si te caes, si no llegas el primero en todas y cada una de ella, estás eliminado.

Esto, que había comenzado como un remember de una canción que antaño me encantaba, olvidé, y ahora ha regresado a mi, como por inspiración divina, va a concluir, con mi reivindicación de la protección del trabajo, la autonomía y la libertad de músico, como creador y como un trabajador más. Al fin y al cabo, el músico no necesita a la discográfica para trabajar, YA NO. En todo caso, es la discográfica la que necesita el trabajo del músico para existir. He dicho.




Irene G.M.



No hay comentarios: