lunes, 10 de mayo de 2010

Los milagros del Rock&Roll...

Hace exactamente diez minutos que un amigo me ha enlazado un vídeo, con el sabio pretexto de que seguro que me interesaría para el blog. Vale, pues has acertado de pleno. Me ha parecido una historia muy bonita y en los tiempos locos que corren, difícil de encontrar. Una anécdota tierna, a su manera. (¡Gracias Dean!)

La historia a contar hoy, tiene que ver con un señor indigente, un 'sin techo' que un buen día se acercó al edificio desde el cual realizan un programa radiofónico -supongo que por probar pero sin demasiadas esperanzas de ser escuchado, intentando quizás quemar su último cartucho-, anunciando que sabía tocar tocar la guitarra, y que sólo necesitaba que le prestaran una para demostrarlo. La cuestión es que efectivamente, le acercaron una guitarra -un buen gesto y un gran acierto...- para ver lo que podía hacer, y obviamente se quedaron muertos -como me acabo de quedar yo...- Así que terminaron grabandole todo un concierto de versiones.

Estoy segura de que a partir de aquel día la suerte de este hombre ha cambiado o cambiará, ahora que en todo el mundo sabemos lo que mucho que vale. Me alegraría mucho encontrarme algún día con un disco suyo.
Este tipo sería en palabras de Loquillo un 'Animal de Rock&Roll'.

No es el único caso que conozco de personas que se ven obligadas a vivir en la calle y/o a vender sus pertenencias, incluida su guitarra, y que lo pasan fatal por separarse de un objeto de semejante valor sentimental para ellos. Como también de gente que se deshace de todas sus cosas, excepto de su instrumento musical, porque no son capaces de ello.

Creo sinceramente que esta gente es la esencia del rockn'roll más pura y verdadera. Y este tipo de cosas hacen que cada día me sienta más orgullosa de sentir la enorme admiración, el respeto, la debilidad -o como se quiera llamar- que siento hacia la música en general, hacia el Rock, y por supuestísimo, hacia la gente que la gesta y la cría durante toda su vida y la considera como una parte más de su propio ser y de su sangre, aun con o sin posibilidades de triunfar en ella, porque le dan un sentido diferente y bello a la vida, y la iluminan de una forma muy especial.


Irene G.M.





5 comentarios:

Mephlo dijo...

Me alegro de haber aportado mi granito de arena a este blog xDD.Por cierto,el tío que yo sepa sigue en la calle,y si miras en la pagina web "oficial"(creada por fans),te dan la dirección del parque donde suele estar.Y corren rumores de que quizás le cae un disco.

Irene G.M. dijo...

¿El tío vive en un parque encima de toda la repercusión que tuvo y tiene, pero sus fans -porque tiene fans- le hacen una web y lo visitan?
Será jefazo!!!!
En serio, que le hagan un disco YA.

PD: Este hombre el día que se compre una casa con jardin, dálmatas y un cochazo perderá muuuucho...No sé si soy una mala persona por desear que siga viviendo en ese parque... xD

Tonino dijo...

Esto si que es un jefazo¡¡¡
me ha encantado su historia.
Aprovecho, ya que tu blog va de musica y tal, para pedirte que le hagas una entrada dedicada a Peter Steele, cantante del grupo Type O Negative, no se si los conoces, si no es asi, te animo a ello. Unos putos jefes también. El cantante murio en abril de repente, y la verdad es que se ha ido un grande.
un besete¡¡¡

arito dijo...

Realmente emocionante e increíble la historia de este Señor del rock.

Irene G.M. dijo...

Arito!
Muchas gracias por pasarte :)